La boutique des nouvelles musiques

«Dis, Blaise…» chanson du Transsibérien Pierre Cartier

En compagnie de ses acolytes de toujours et dans la foulée de Chansons de Douve (AM054CD), Pierre Cartier nous présente «Dis, Blaise…» chanson du Transsibérien, un album double, où il chante d’un bout à l’autre le très épique et très célèbre poème de Blaise Cendrars.

Compositeur, contrebassiste et chanteur, Pierre Cartier cumule de nombreuses pratiques: le chant grégorien et la musique médiévale, la musique baroque sur instruments d’époque, la musique symphonique et contemporaine, le jazz (notamment Thelonious Monk) et les musiques actuelles improvisées.

Cependant, la véritable intégration de toutes ces pratiques se réalise dans sa musique par la rencontre de la poésie et du chant. Après le cérémonial majestueux de Chansons de Douve, sur des poèmes d’Yves Bonnefoy, il prend ici lui-même la parole, à la première personne, la parole ardente de Blaise Cendrars.

«Je ne connaissais pas l’œuvre de Blaise Cendrars lorsque j’ai lu pour la première fois la Prose du Transsibérien, en feuilletant par hasard une anthologie de poésie française. Je crois bien que j’ai été bouleversé par cette écriture qui ne ressemblait à rien de ce que je connaissais, qui me semblait même très éloignée de moi (je travaillais à ce moment-là sur des poèmes d’Yves Bonnefoy), mais qui pourtant me parlait directement au point où j’ai tout de suite voulu chanter ce texte. Je ne connaissais rien non plus du «personnage» presque mythique qui s’était créé autour de Cendrars, le voyageur et l’aventurier, pas plus que de l’homme, dont la voix résonnait en moi, pure et juste, comme d’un seul geste, d’un seul cœur. Vision, désir, violence et tendresse; ce poème disait la souffrance, tout simplement. […]» —Pierre Cartier

«Dis, Blaise…» chanson du Transsibérien

Pierre Cartier

Blaise Cendrars

La presse en parle

  • Vincenzo Giorgio, Wonderous Stories, no 12:35, 1 mars 2008
    Una voce evanescente e calda. Sontuosi panneggi bassistici. Jazz crepuscolare. Insomma, quando ascoltai per la prima volta Pierre Cartier fu la classica Rivelazione…
  • Radio Ciutat Vella: La Rebelión de los Antioxidantes, 1 décembre 2003
  • Tom Schulte, Outsight, 15 décembre 2002
    Cartier mixes rock in opposition style avant-jazz with underpinnings of medieval liturgical music.
  • Dolf Mulder, Vital, no 346, 21 novembre 2002
    Compostions are much more personal here, moving towards modern chamber music.
  • François Couture, AllMusic, 1 août 2002
    … the work is uplifting and very touching at times… Cartier’s most ambitious to this day.
  • Catherine Perrey, Ici Montréal, 11 juillet 2002
    Magnifique travail s’étalont sur deux CD, comme un voyage en train dans le chaos annonçant la Première Guerre mondiale.
  • Philippe Robert, Vibrations, 1 juin 2001
    Ce que propose Pierre Cartier est plus qu’une simple lecture: un chant bouillonnant où la voix est guidée par les fulgurances de Jean Derome, Pierre Tanguay, Tom Walsh

Canzoni per sperare: la crepuscolare francesità di Pierre Cartier

Vincenzo Giorgio, Wonderous Stories, no 12:35, 1 mars 2008

Una voce evanescente e calda. Sontuosi panneggi bassistici. Jazz crepuscolare. Insomma, quando ascoltai per la prima volta Pierre Cartier fu la classica Rivelazione e, da qui, l’imperativo (kantianamente) categorico di ascoltare il più possibile del musicista/cantante/bassista del Canada francofono e membro degli ottimi Dangereux Zhoms di Jean Derome.

Già perché Pierre Cartier Chansons de la belle espérance — Ambiances Magnétiques 2006 63:43 è davvero un disco affascinante grazie a quell’impasto ostinatamente melodico che Pierre riesce ad estrarre da sei testi poetici, uno dei quali firmato niente di meno che da Guillaume Apollinaire. Fin dall’iniziale Dédicace de la belle espérance si può godere della capacità di Pierre di saper declinare la forma canzone in contesto avant-jazz: undici minuti di poesia purissima dove il sax di Jean Derome disegna ampie parabole assecondato dal delicato interplay tra il trombone di Tom Walsh e la viola di Jean René. Un’atmosfera che può essere facilmente rintracciata anche nelle tracce successive: dalla quiete di Plus belle que les larmes guidata dalle percussioni arabescate di Pierre Tanguay e dagli arpeggi armonici della chitarra di Bernard Falaise fino all’ammiccante deja-vu di Il nous aurait fallu (unico brano in cui Cartier scrive anche il testo). E così La chanson de Marie dalle arcane cadenze di danza etnica, l’incontaminata fragranza di Portrait, la sinuosa Figure d’éternité e, per finire, l’intricato tessuto armonico di Mirabeau.

Risalendo il Fiume del Tempo mi sono poi imbattuto nel più ambizioso Pierre Cartier «Dis, Blaise…» chanson du Transsibérien cd1 49:38, cd2 37:54 AM 2002 dove il musicista di Montréal si confronta con La Prose du transsibérien et de la petite Jehanne de France, poema composto da Blaise Cendrars nel 1913. L’opera presenta tutti gli elementi della poetica cartierana anche se l’elemento jazz appare più in sottofondo a favore di un’opzione oscillante tra il lied e la musica da camera di stampo tonale/novecentesco. Il risultato è, comunque, ragguardevole con le uniche riserve di una certa prolissità e qualche forzatura nella resa melodica dei testi di Cendrars. Di grande impatto il prologo En ce temps-là con quella sua repentina mutazione da sofferto lied a jazz elettrico di vago sapore post-davisiano così come le timbriche sospese di Si j’étais peintre.

Continuando ad assecondare le sue “ansie letterarie”, esattamente un decennio fa, il bassista canadese pubblica Pierre Cartier Chansons de Douve cd1 55:48 cd2 43:10 AM 1998 su testi di Yves Bonnefoy. Per il sottoscritto è stata una piacevole sorpresa scoprire inaspettate contiguità zehuliane nell’inaugurale Je te voyais, quasi quindici minuti di inquietanti cromatismi para-magmatici giocati su di una sincopata sezione ritmica dove l’impasto vocale di Angèle Trudeau e Noëlla Huet (rispettivamente soprano e mezzo-soprano) e le cadenze da big band impresse dai fiati di Jean Denis Levasseur, Ivanhoe Jolicœur, Jean Derome, Sylvain Jacob e Tom Walsh trovano una base sicura. Ma il resto dell’opera non è da meno puntando su di una musicalità rarefatta ed essenziale (Présence exacte, Vrai corps, Mais que se taise) non scevra da certi riferimenti minimalisti (Le seul témoin 1) e pre-barocchi (Vrai corps, Douve parle (passacaille)).

L’ultima speranza è che ci sia un tempo per poter ascoltare le sue tre opere più lontane nel tempo: Les fleurs du tapis (1996), Chanson du fil (1989) e Dirigeable (1987).

Una voce evanescente e calda. Sontuosi panneggi bassistici. Jazz crepuscolare. Insomma, quando ascoltai per la prima volta Pierre Cartier fu la classica Rivelazione…

Improvisación - Entrevistas

Musicalizar un poema es un atarea que se ha realizado muchas veces. Aqui en España tenemos buenos ejemplos de eso. Pero musicalizar un poema extenso, intenso, experimental y adelantado a su tiempo como es el Chanson Du Transsibérien del poeta francés Blaise Cendars es tarea titánica. Eso ha hecho el bajista y compositor canadiense Pierre Cartier, ponerle música a toda una obra maestra de la literatura del siglo XX y crear una nueva visión ( o quizás complementarla ) de la obra de Cendars ( Dis, Blaise… Chanson Du Transsibérien Ambiances Magnetiques 2002 ). No por ello, la obra de Cartier se resume en este disco, hay mucho más. Para saber más sobre Cartier, no hay más que leer esta entrevista que se ha fraguado en un periodo largo de tiempo.

1. Estas especializado en música antigua, e incluso, cantas música gregoriana. Supongo que habrás oído a los Monjes de Silos de España. Bien, personalmente, ¿ que te proporciona la música antigua, tanto a nivel profesional como privado?

En nuestro tiempo, podemos tener la ilusión de que nosotros "creamos" nuestra cultura, desde el principio. Bajo ciertos aspectos, como nuestra responsabilidad hacia nosotros mismos y los demás, esto es cierto. Pero no pienso que creamos nada, sino que siempre estamos creando una expresión de nuestra naturaleza y de nuestra cultura. Realmente, la cultura siempre está revelando un aspecto o otra de nuestra naturaleza, de nuestra humanidad. Ésta es la riqueza de nuestra vida. Yo nací en un contexto específico de la sociedad occidental: clase media, francés, católico. Si yo quiero entender mi instinto, mi intuición, lo que es "natural" para mí, lo que hago, tengo que conseguir a mis raíces. Allí es donde viene y se nutre toda la creatividad. Siento una inmensa gratitud hacia la "música antigua."

2. Creo que el doble bajo siempre ha sido tu instrumento. El doble bajo es un instrumento muy jazzy. ¿ Ha nivel de composición, bajistas compositores como Charles Mingus están presentes a la hora de componer?

2. Pensaba que el bajo no era, en si mismo, tan interesante, que mi interés era mucho mayor por la música! ¡Sobre todo cuando uno es joven y estamos tan entusiasmados por su instrumento, el tipo de cuerdas y todas esas obsesiones sobre la técnica y el equipo!. Yo todavía no emocionado por el instrumento pero comprendo que el bajo ha sido mi puerta abierta en la música, para tocar, para estar cerca de los músicos y de la música. Tocar el bajo es mi punto de vista sobre la música. Cuando empecé a cantar, tuve la impresión de estar abriendo otra puerta, abriéndome otro "punto de vista" ( hablaremos sobre eso después). Tocando el bajo, tu cuidas la forma, hace el espacio para que la música fluya, creas una continuidad en el tiempo. Quizás porque las lineas de bajo son, a menudo, bastante simples sea la causa por lo que los bajistas tienen libertad para escuchar y entender, desde el fondo y atrás, cómo se trabaja la música. Ésta es una habilidad del compositor. Naturalmente, luego deben venir la inspiración y las ideas. ¡Yo conozco a muchos bajistas que también son compositores (mi amigo Normand Guilbeault, por ejemplo). Tu has mencionado a Mingus que es, por supuesto, un ejemplo maravilloso sobre lo que estoy hablando y mucho más.

3. El bajo, salvo en ocasiones, tiene un papel muy de acompañante rítmico. Cuando compones, ¿ haces que tu instrumento tenga más protagonismo?

3. Si también tengo que cantar, intento mantener una linea de bajo sencilla!!. Creo que el bajo es un espléndido instrumento de grupo y que es mejor cuando realiza su labor en el grupo. Nunca he sido un instrumentista tipo "bajista en la cumbre". Ciertamente, en mis más recientes proyectos, la voz toma el papel principal. Me gusta cuando el bajo acompaña y esta dialogando con los otros instrumentos.

4. En 1993, grabaste un disco con temas de Thelonious Monk. Ademas de un genio, Monk era un compositor complejo con un universo muy grande y variado. ¿ Como te enfrentastes a su repertorio? ¿ Lo volverías a hacer con otro compositor de jazz?

4. Es muy difícil para mí pensar en otro compositor de jazz que me haga sentir tan libre, tocando su música, como hace la música de Monk. ¿Por qué? Pienso que tiene que ver con el mismo idioma musical. Sólo puedo pensar en contados ejemplos, como la música de Mingus, que para mi esta muy cerca del hombre actual, tan arraigado a la forma en la que él vivió, tan anecdótica y malhumorada, que cuando intento tocarla, me siento como si andara dentro de los zapatos de otro o hablara con una voz que no es la mia. No es saludable, en mi opinión, estar pensando en mis discos favoritos cuando estoy tocando e intento recrear la misma magia. La música es un arte para presentar, pasa en el tiempo presente y este momento tiene que ser libre de demasiadas expectativas, limpio, preparado para lo que pase, para que podamos estar conscientes tanto como nuestra vida real nos permita.

5. Has tocado con orquestas grandes. Incluso tienes un grupo propio ( Ensemble Pierre Cartier ). ¿ Esto da mucha responsabilidad?

5. Usé ese nombre para el grupo cuando mi música era estrictamente instrumental, una colección de melodías. Pero cambié cuando realicé Chansons de Douve, ya que el texto y el discurso eran mucho más explícitos e importantes, por lo que opte en presentarlos como un proyecto y un trabajo propios, y no solo como si fuera un grupo tocando melodías. También debido al texto, la composición es mucho más estricta y la parte de improvisación se mezclo con las palabras. Eso representa mucha responsabilidad para el líder, porque lo sucede es "realizar" una meta artística definida, cuando todo esta todavía fresco y espontaneo. Pero, por suerte para mi, tengo una gran complicidad y amistad con la gente con la que toco, y eso es muy importante.

6. También tienes un proyecto llamado Évidence con Jean Derome y Pierre Tanguay. Me da la sensación que los músicos de Montréal forman una gran familia, os ayudáis los unos a los otros. ¿ Es cierto esto y porque se da esta situación?

6. Primero de todo quisiera decir que eso es cierto, debido a la amistad que existe entre nosotros. Pero la amistad necesita alimentarse de la realidad y de territorios comunes. Por otra parte, esto se convierte en nostalgia poco a poco. Por eso tocamos juntos y, aunque sea en diferentes contextos, siempre es un privilegio. Otra razón por la cual compartimos cada uno de nuestros proyectos es porque no hay tanta gente en esta escena musical. ¡Por supuesto que es una familia, pero muy pequeña!. Ademas, necesitamos encerrarnos para ponernos en orden y, de esta manera, poder tocar música que llama a expresar comprensiones inexpresadas, no escritas, no habladas; y ese encierro también viene de compartir una cultura, un idioma, una manera de vivir y una expresión artística. No solo nos conocemos simplemente, sino que también conocemos nuestros idiomas musicales. Esto es muy importante: cada proyecto esta alimentado con esta riqueza y, al mismo tiempo, esta contribuyendo a hacerla crecer.

7. ¿Esta camaradería se justifica por la defensa del idioma, la sociedad y la cultura del Quebec frente al resto de Canada?

7. Decia que nuestra familia musical es pequeña. Pero, además, pertenecemos a un pequeño país de lengua francesa en América del Norte, Québec, que tiene que esforzarse en hacer crecer el respeto por su integridad. Por ello, cuando un artista busca gente como él para tocar su música, esto se convierte en una declaración política en lo que se refiere a la especifico de nuestra cultura. Pienso que la lengua materna es, por la lejanía, una poderosa influencia en nuestra música y que la musicalidad de cada idioma es siempre única y especifica. Pero también es muy excitante y fructífero encontrase con otras culturas y descubrir que lejos y cercanos al mismo tiempo estamos los unos de los otros. ¡ El trombonista Tom Walsh toca con nosotros, es un verdadero miembro de nuestra familia y un verdadero canadiense!. De hecho, hay muchos músicos canadienses ( y americanos ) que viven en Montréal. En parte porque, en Québec, hay más ayudas públicas para los artistas.

8. Dale tu opinión a una persona que no sabe lo que es "new music". Para ti, ¿ que es la "new music" y que diferencias hay con la música experimental?

8. Nunca me ha gustado considerar a la música experimental como un estilo. Ni tampoco me gusta considerar un estilo la "improvisación". Suena como música "provisional", música no acabada. Es una idea que contribuye a aceptar como música real a monstruos sonoros irresponsables. Es más, el termino "new music" quiere decir música que ha sido recientemente compuesta y nunca interpretada anteriormente. Si los músicos son sinceros, eso debe significar algo nuevo, nuevas ideas, nuevas perspectivas. me gusta la idea de que algo "nuevo" en el arte significa algo similar a "nuevo" para la especie humano, porque, por ejemplo, un bebé recién nacido es estrictamente nuevo, pero el es un ser humano. ¿ Tu no querrías un bebé con tres ojos, verdad?. No es la clase de originalidad que yo busco. Sin embargo, ¿ no crees que toda música ha de ser nueva, siempre actualizada en el momento presente, siempre dirigida hacia la gente que vive ahora?. Aquí en Québec usamos el termino "musique actuelle" ( música actual ), que recoge todos los estilos no comerciales que están arraigados en la música popular, música folk, tradición oral y se expanden desde esas raíces, como el free jazz, el rock alternativo, la música que utiliza las nuevas tecnologías ( samplers, sequenciadores, etc…). Es interesante como el ordenador personal ha permitido a muchos músicos que no tienen el fondo académico, lograr un alto grado de complejidad en su música. De hecho, "musique actuelle" es lo opuesto a la "música contemporánea", que es una extensión de la tradicional escuela de música clásica occidental. ¡ Como te darás cuenta, etiquetar la música ( o cualquier otra actividad humana ), precisa un montón de palabras entre paréntesis o comillas!

9. En 1998, pusiste música a el poema Chansons de Douve de Yves Bonnefoy. 4 años después vuelves a hacer lo mismo pero con Chanson Du Transsibérien de Blaise Cendars. Por lo visto, la primera experiencia te resulto positiva. ¿ Que te decidió, en 1998, poner música a un poema?.

9. La cosa más importante que me ha ocurrido, musicalmente hablando, es el descubrimiento de mi intima intuición con la música vocal. Empecé a estudiar canto porque buscaba componer música para voz. Yo tenía esos poemas ( los de Bennefoy ) que me hacían sentir como los Salmos y oía música a través de sus palabras. Y comprendí que mi música, mi musicalidad, tenía que ser esencialmente vocal. Pero no era consciente de eso anteriormente. Comprendí poco a poco lo que significan para el texto la voz y la instrumentalización y que juntos, gracias a la energía de la música, hacen posible que vayan más allá de seguirla con el pie y, explícitamente, abrir mi arte a preocupaciones espirituales, sociales y políticas. Esto es muy importante y radical para mi, da significado al arte, es la realidad, lo libera de ser, simplemente, una abstracción estética especulativa.

10. Como he dicho anteriormente, en 2002 vuelves a hacerlo con el poema de Cendars. ¿ Lo escogiste por alguna razón en especial?

10. Estaba trabajando en "Douve", esa poesía austera, casi mística, cuando leí "Le Transsibérien". Fuí completamente derribado por esa forma directa de decir lo que es la vida, por esa intensidad. ¡ Pense que ese texto tenía que ser mi próximo proyecto y eso fue lo que ocurrió!

11. Cendars ( 1887 - 1961 ) se consideraba un artista fuera de las corrientes artísticas del momento, ya que su obra era rupturista con lo que se hacia en ese momento, incluso para los artistas más avanzados. ¿ Fue este uno de los motivos para escoger este poema? ¿ Te sientes un poco como Cendars?

11. Al principio, no era muy consciente de la increíble modernidad que el poema de Cendrars debió mostrar en el momento en que se publicó. ¡ Apenas podía creer que, después de un siglo, me pareciese tan exacto y moderno. Siempre pensé que, si yo escribiese, querría escribir como Yves Bonnefoy. ¡ Puedes imaginar es que lo primero que pensé es que Cendars era, exactamente, todo lo contrario!. Pero sentía que ellos dos estaban alcanzando el mismo punto, que estaban apuntalando la misma realidad humana. Uno explora la complejidad del idioma y el otro transgrede las reglas. Aunque no me parezco en nada, como persona, al Cendars hombre, me siento sumamente cerca de él en mis emociones y en mi alma. Pero la forma en que mi vida expresa esta proximidad, tanto en mis aciones y reacciones, es muy diferente. Solo cuando interpreté por primera vez Dis, Blaise… ( en 1999 ), fui consciente de que estaba personificando al propio Cendars o, por lo menos, lo que él escribió sobre el mismo. ¡ Probablemente habrás notado que el poema entero esta escrito en primera persona ( "yo "), y que es la voz del propio poeta!. Creia que era solamente el narrador, simplemente interpretando una lectura cantada del texto, pero me di cuenta de que estaba siendo un actor que personificaba a un hombre joven. ¡ Fue un shock!.Hablo sobre esto en el libreto que acompaña el cd.

12. En su Chanson Du Transsibérien, Cendars dinamita la métrica y crea una forma de expresión literaria libre de toda atadura estilística. ¿ Esto te ha supuesto, a la hora de poner música a la obra, una gran dificultad o, por el contrario, te ha facilitado las cosas?

12. Es una pregunta muy interesante pero sería demasiado larga para contestarla ahora extensivamente. Dejame decir, brevemente que, para mi, el verso con métrica crea su propia música, independientemente del significado de las palabras. Los modelos de rima regulares sólo hacen más fuerte este ritmo. En la actualidad, podemos haber perdido, la capacidad de resistirse al ritmo hipnótico de esa regularidad y quedarnos solamente con el significado. Diria que el verso libre hecha abano la musicalidad de cada palabra, donde el significado de una palabra es, a veces, para acercarla a su sonido. En el canto Gregoriano, a veces, hay una nota para cada sílaba y, algunas veces, tenemos un largo "melisma", "vocalizando" muchas notas para un sílaba. El verso libre de Cendars, me hizo, a menudo, componer largas y libres lineas melódicas, donde se usarían palabras como ornamentos en lugar de las notas.

13. Me comentabas hace tiempo que era esencial para poder entender el disco conocer o leer Chanson Du Transsibérien. Te doy la razón. Incluso te diría que cuando lees el poema y escuchas la música al mismo tiempo, puedes encontrar nuevos matices al texto. ¿ Era tu intención?

13. Ciertamente, no quiero que la música sea algo decorativo, como los telones de un teatro, que si quiero, en cambio, que la música desafíe al texto y, al volver al mismo, agrandar la perspectiva. Quiero que el propio lenguaje musical se relacione íntimamente con el discurso poético. Eso también significa que la música tenga que "seguir" al texto: a veces la música tiene que subestimar al texto o, al contrario, darle otro aspecto que no esta en las palabras.

14. Chanson Du Transsibérien, como poema que es, es una obra literaria. ¿ Como has logrado que el texto no ahogue a los instrumentos? ¿ Permites a los músicos que también participen en la creación de la atmósfera apropiada, cuando lo más fácil hubiera sido ceñirse solo al texto y dejar poco espacio a los instrumentos?

14. Exactamente, eso es parte de lo que estaba diciendo sobre cuando la música tiene que desafiar el texto. Los solos improvisados son, realmente, comentarios literarios, comparten la misma realidad artística. La música no crea una atmósfera, un estado de animo para vivir la poesía ( como una cama confortable ). La música es el poema, el teatro, la acción.

15. Cendars publicó Chanson Du Transsibérien siendo muy joven, esto se ve también en el texto. Creo que es un texto lleno de la vitalidad, la pasión, las virtudes y también los defectos de la juventud. Pero, como buen poeta que es, Cendars tiene al sufrimiento y el dolor presente. Musicalizar un poema o texto es difícil, pero tratar de poner música a los sentimientos y, sobre todo, al dolor, no es fácil. Modestamente, ¿ crees que lo has logrado? Cuando terminasteis de grabar el disco, ¿ como estabais de animo?

15. Tengo que decir que, en el aspecto de composición, estoy muy contento con la concepción del trabajo. ¡ Todavía es un misterio para mi como se crea la música ( es muy similar al nacimiento de un niño ) y de como el texto sigue su trayectoria a través de la música cuando el propio compositor esta desprevenido!. Es increíble como se vuelve fuerte cuando las palabras empiezan a formarse como una melodía. ¡ A veces, solo es después de haber compuesto la música cuando descubro el auténtico significado del texto!. Ciertamente, no es solo la estricta comprensión del texto lo que hacen que sienta que mis proyectos se extienden mucho más allá de mi mismo. Efectivamente, nuestros proyectos siempre están, en un cierto grado, más allá del alcance de nuestras auténticas habilidades como artistas. ¡ La realización de un trabajo como Dis, Blaise… es un esfuerzo para coger algo adelante y rápido!.

16. En la grabación del disco, junto a ti estaban Jean Detrome, Jean René, Tom Walsh, Bernard Falaise y Pierre Tanguay. ¿Como participaron ellos en la creación del disco y como fueron las grabaciones?

16, ¡ Corto y intenso!. Sólo teníamos tres días de grabación, todos juntos. Y el estudio es muy pequeño. ¡Pero el grupo es maravilloso! ¡Como artistas y amigos, son todos muy generosos y estaban muy involucrados, y eso esta muy bien! También tengo de decir lo mismo de Bernard Grenon, el ingeniero de sonido, que es enorme, hábil y paciente.

17. ¿ Has llevado Chanson Du Transsibérien a los escenarios?. Si es así, ¿ crees que cambia mucho la música a como esta grabada en el disco?

17. Dis, Blaise… era, originalmente, una actuación en directo: ¡ una hora y media sin interrupción!. Era muy exigente para nosotros y también para el público. Hubierón un total de 9 actuaciones. Por supuesto, no es suficiente. Esta música necesita ser interpretada muchas más veces. Pero la contratación es muy complicada en un espectáculo tan peculiar

18. Ya ha pasado un año desde que el disco salió publicado. Supongo que lo habrás escuchado alguna vez. ¿Estas orgulloso de él?

18. Por supuesto, ¡ estoy muy orgulloso de él!. Me siento un privilegiado por tener los medios para que la música sea mi existencia. Muchos otros músicos no tienen esa oportunidad. Pero yo quiero ir más allá, me gustaría tocar más y, especialmente, traer esta música a Europa. Creo que seria muy apreciada allí. Por supuesto, también en Barcelona, aunque necesitaria tu traducción al catalán…

19. Para terminar, tienes pensado, en el futuro, poner música a otro poema?

19. ¡ Ya se esta haciendo!. Hace unos meses, presente un nuevo set con canciones nuevas, canciones escritas para la misma orquesta, los mismo músicos. El título es "Chansons De La Belle Esperánce", siete canciones de amor hechas por escritores de Québec, incluyendo mi primera canción, música y letra. La idea de las canciones de amor, como tema, me vino porque quería escribir temas sencillos para la banda, con más espacio para una interpretación interactiva. de hecho, estaba pensando en los temas de jazz. Muchos de los standards jazz son canciones sentimentales hechas para las películas o los espectáculos de Broadway, y pensé que el tema del amor podría tratarse bien con textos literarios. ¡ Ha habido dos conciertos y una retransmisión radiofónica de este nuevo show y ya estoy trabajando para hacer más conciertos y grabar un disco!. Por suerte, podremos continuar esta conversación en un año o dos.

Review

Tom Schulte, Outsight, 15 décembre 2002

On this CD, the accompaniment of reeds (Jean Derome), viola (Jean René), trombone (Tom Walsh), guitar (Bernard Falaise) and drums (Pierre Tanguay), Pierre Cartier sings the epic poem by Blaise Cendrars. This piece is Prose du Transsibérien et de la Petite Jehanne de France. Cendrars wrote the ode in Paris in 1913. It is the tale of a teenager’s journey across Russia in 1905 as the Trans-Siberian railroad is being built and the Russo-Japanese war goes on. In presenting this poem (in French), Cartier mixes rock in opposition style avant-jazz with underpinnings of medieval liturgical music. 4.5/10

Cartier mixes rock in opposition style avant-jazz with underpinnings of medieval liturgical music.

Review

Dolf Mulder, Vital, no 346, 21 novembre 2002

The poem Prose du Transsibérien et la Petite Jehanne de France written in 1913 by Blaise Cendrars inspired Cartier for this double cd. The poem evocates a journey by a teenager across Russia and Siberia during the 1905 war between Russia and Japan. Cartier sings the poem entirely. “Sings” is not the right word. What Cartier does is somewhere between singing and recitiating. It is obvious that Cartier is impressed by this poem from the swiss writer Cendrars. So in order to enjoy this cd fully it is needed that you have no difficulties with the french language. Because I don’t, I’m not wild about this one. As the music is in function of the text. The composition to this poem is played by Jean Derome (sax, flute), Jean René (viola), Tom wlash (trombone), Bernard Falaise (guitar) and Pierre Tanguay (drums). Plus Cartier himself on doublebass. He also composed the music. Cartier studied doublebass on the conservatory in Montréal and chose a career as a classical musician. He specialized himself in medieval music and gregorian chant. But that’s not all. Cartier met Pierre St-Jak and Jean Derome in 1973 and plays jazz, improvised music and forms of new music that are typical for the Ambiances Magnétiques scene. He guests on many cds by his mate Jean Derome. His own releases reflect a post-bop kind of jazz. With Chansons de Douve (1996) Cartier presents something new, a song cycle for two opera singers and eight musicians. Many influences are melted together in an impressive whole. Dis Blaise… continues more or less in the same vein. It is also a cycle of songs. Not a kind of jazz that is to identify as bop or whatever. Compostions are much more personal here, moving towards modern chamber music.

Compostions are much more personal here, moving towards modern chamber music.

Review

François Couture, AllMusic, 1 août 2002

It takes so long for Pierre Cartier to complete a project, but it is so much worth the wait. After a song cycle on poems by Yves Bonnefoy, he surpassed himself with Dis, Blaise… Chanson du Transsibérien. This work is a setting of Blaise Cendrars’ 1913 poem Prose du Transsibérien et de la petite jehanne de France (“The Prose of the Trans-Siberian and of Little Jehanne of France”). Written in a very advanced form of free verse, it depicts the journey by train of a teenager from Moscow to Siberia. Dark and desperate, the poem seems to have foretold the first World War and the impact it would have on a whole European generation. Cartier, a bassist trained in plainchant, wrote Gregorian-like melodies and avant-garde jazz arrangements to accompany the words. The tension between medieval melodies and avant-garde music is held beautifully. The clash between eras and styles (classical, jazz, rock) produces something very different from Third Stream’s easy answers. Cartier is accompanied by alumni from the Ambiances Magnétiques stables: saxophonist Jean Derome, viola player Jean René, guitarist Bernard Falaise, trombonist Tom Walsh, and drummer Pierre Tanguay. The irregularity of Cendrars’ metric forces a few strange twists in the vocal parts, but in general Dis, Blaise… pleases the ear despite the audacious arrangements and occasional free jazz outbreaks. There are a few overlong passages near the end, but otherwise the work is uplifting and very touching at times. Highlights include the voice, double bass and viola trio in Mon berceau and the heart-breaking Dis, Blaise…, where desperation becomes palpable as the delicate melody is overturned by a growing jazz-rock vamp (like a locomotive approaching dangerously). French-deaf listeners are strongly encouraged to locate a translation of Cendrars’ poem (easy to find) to fully experience this marvelous album, Cartier’s most ambitious to this day.

… the work is uplifting and very touching at times… Cartier’s most ambitious to this day.

Compact!

Catherine Perrey, Ici Montréal, 11 juillet 2002

En 1913, Blaise Cendrars a croché La Prose du Transsibérien et de la petite Jehanne de France, un bijou-poème de longue haleine. Presque 90 ans plus tard, Pierre Cartier a lilttéralement entendu des voix en découvront ce texte dans une anthologie de poésle française. Magnifique travail s’étalont sur deux CD, comme un voyage en train dans le chaos annonçant la Première Guerre mondiale. Bien que le texte eût commandé une lecture plus musclée, voire nerveuse, Pierre Cartier nous propose ici une interprétation beaucoup plus souple, ultra-mélodique. Spécialiste du chant grégorien et, entre autres, adepte de musique actuelle, version douce,Pierre Cartier livre un étrange combat entre musique des siècles passés et musique moderne. Parfois un peu longuette, cette lecture musicale très personnelle de l’œuvre de Cendrars séduit et agace tout en même temps, malgré le travall admirable pour ciseler mélodies et ambiances.

Magnifique travail s’étalont sur deux CD, comme un voyage en train dans le chaos annonçant la Première Guerre mondiale.

Critique

Philippe Robert, Vibrations, 1 juin 2001

Blaise Cendrars aimait la musique en général et le jazz en particulier. En 1923, il écrivit l’argument de La Création du monde de Darius Milhaud et, à la sortie de son dernier roman, il déclara apprécier entre autres jazzmen Milt Hinton, comparant même son style à celui du saxophoniste Coleman Hawkins. De tous ses textes, La Prose du Transsibérien et de la petite Jehanne de France, qui date de 1913, est probablement la plus incroyable dans sa conception: originellement, ces vers libres, retraçant le voyage d’un adolescent dans la Russie et la Sibérie de 1905, étaient présentés sur une feuille de deux mètres dans un foisonnement de caractères d’imprimerie et de couleurs dues à Sonia Delaunay. Spécialiste des musiques baroque et médiévale, chanteur grégorien et bassiste reconnu dans le milieu des musiques improvisées, le Canadien Pierre Cartier a immédiatement été séduit par ce texte dont la mise en musique lui semblait pertinente (il fut d’ailleurs interprété en 1951 par Jacques-Henry Lévesque, dans un style proche des poètes de la Beat Generation). Ce que propose Pierre Cartier est plus qu’une simple lecture: un chant bouillonnant où la voix est guidée par les fulgurances de Jean Derome, Pierre Tanguay, Tom Walsh et quelques autres. Dans le genre, peu d’œuvres sont aussi accomplies (par exemple, celle-ci l’est beaucoup plus que la précèdente expérience de Pierre Cartier consacrée à Yves Bonnefoy), tant musicalement (on pense à Kew Rhone de John Greaves, Lisa Herman et Peter Blegvad) qu’en ce qui concerne l’ambitieux livret (Escalator Over The Hill, écrit pour Carla Bley par feu Paul Haines, vient également à l’esprit).

Ce que propose Pierre Cartier est plus qu’une simple lecture: un chant bouillonnant où la voix est guidée par les fulgurances de Jean Derome, Pierre Tanguay, Tom Walsh

Blogue

En poursuivant votre navigation, vous acceptez l’utilisation de cookies qui permettent l’analyse d’audience.